Por que deberias asistir

 

Del 15 hasta el 17 de septiembre 2017

Una conferencia de una duración de tres días, dividida en sesiones plenarias y talleres específicos en la Universidad de Ottawa con una audiencia estimada entre 100 y 150 personas.

¡Haga clic aquí!para ver el horario completo de la conferencia

 

Más de 35 oradores

La lista de los oradores invitados incluye: La Honorable Marie-Claude Bibeau, Ministra de Desarrollo Internacional y de la Francofonía;  Margarette May Macaulay, la Primera Vicepresidente de la Comisión Interamericana;  James Cavallaro, Ex Presidente de la CIADH;  Jacques Frémont, Presidente de la Universidad de Ottawa y Ex Presidente de la Comisión de derechos humanos y derechos de la juventud de Quebec;  Allan Rock, Ex Presidente de la Universidad de Ottawa y la Honorable Deschamps, Ex Jueza de la Corte Suprema de Canadá.

¡Haga clic aquí!para ver la lista completa de los oradores participantes

 

Edificio Desmarais

Todas las actividades tendrán lugar en el edificio Desmarais, Sala 12102, en la Universidad de Ottawa, 55 Avenida Laurier Este

 

¡Haga clic aquí!para visualizar el mapa

 

El enlace entre el 150 aniversario de Canadá y el Sistema Interamericano

 

La Corte Suprema de Canadá como la conocemos hoy en día, no siempre ha ejercido el papel del tribunal de última instancia en el país. Al inicio de la Federación Canadiense, hace 150 años, era el Comité Judicial del Consejo Privado británico que llevaba a cabo la función judicial externa de última instancia en el Dominio de Canadá, hasta 1949.

 

Este sistema judicial externo permitió que las personas que residían en Canadá, beneficiaran de una mayor protección de sus derechos y libertades. De hecho, por primera vez la historia legal canadiense fue reconocida  por su valiosa jurisprudencia constitucional. Por otra parte, es en el «Caso de Personas», también conocido como Edwards v. A. G. Canadá, que la teoría del árbol vio la luz y sigue todavía hoy guiando a la interpretación de la Corte Suprema en casos relativos a los derechos y libertades consagrados en la Carta Canadiense. Fue gracias a la intervención del Consejo Privado de Londres en Edwards que las mujeres fueron reconocidas como «personas» en términos legales, y posteriormente fueron capaces de continuar su lucha para obtener derechos adicionales y acceder a la vida civil y política. Así que fue este modelo de control jurisdiccional externo británico en Canadá que no sólo ha permitido que las mujeres sean escuchadas en muchos temas, pero también puedan ejercer un papel importante en la protección de los derechos y libertades de otros grupos vulnerables de la sociedad canadiense.

 

El periodo legal, de 1949 a 1982, por su parte, se encuentra más bien como improductivo en términos de progreso de los derechos humanos y libertades. Fue sólo en 1982 con la aprobación de la Carta Canadiense de Derechos y Libertades, que la Corte Suprema de Canadá, finalmente, comienza a ejercer una función notable en la protección de los derechos y las libertades al nivel internacional.

Dado que ya no existe más un mecanismo de revisión judicial al exterior de Canadá desde 1949, sería pertinente de preguntarse si una posible adhesión de Canadá al Sistema interamericano sería beneficioso para el sistema legal canadiense, al igual que fue el Consejo Privado el Reino Unido durante otra epoca. Por otra parte, este tipo de sistema judicial continental extranjero fortalecera las protecciones de los derechos y libertades de los canadienses.

 

Por lo tanto, el 150 aniversario de Canadá es una buena oportunidad para cuestionar la funciòn de Canadá en lo relativo a la protección de los derechos humanos en las Américas. Si bien es cierto, «Los canadienses benefician de las protecciones en virtud de la Carta, así como las leyes federales y provinciales en materia de derechos humanos, [pero no significa, sin embargo,] que que no vale la pena de añadir más protecciones», informa el Comité Senatorial de Canadá en el informe publicado en 2003. Es especialmente importante de hacerse preguntas sobre el fortalecimiento de los lazos de Canadá con las organizaciones internacionales relativas a la protección de los derechos humanos. Mientras nuestro vecino, los Estados Unidos, ya se ha retirado del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica y amenaza con hacer lo mismo con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, que ambos tienen el efecto de asegurar la uniformidad de las normas sobre el derecho de medio ambiente y los derechos de los trabajadores.